Creado a mediados del Siglo XX por los economistas Orris Herfindahl y Albert Hirschman, este índice es empleado por el Departamento de Justicia de Estados Unidos para definir y medir la concentración de un sector.

Así, el IHH es una medida de la concentración de un sector, que toma valores entre 0 y 10.000.

  • Un IHH inferior a 1.000 muestra un mercado atomizado.
  • Entre 1.000 y 1.800 muestra un mercado moderadamente concentrado.
  • Por encima de 1.800 muesta un mercado muy concentrado.

El IHH no tiene en cuanta sólamente el número de participantes en un sector, sino también el tamaño relativo de cada participante. Así, el IHH será superior en un mercado en el que haya sólo dos participantes con cuotas de mercado del 80% uno y del 20% el otro, que en un mercado en el que las cuotas de cada participante se dividan al 50%.

En concreto, de forma resumida, el IHH se calcula como el sumatorio de las cuotas de mercado de cada empresa al cuadrado. Así, el máximo que es 100%, se calculará como 100×100 = 10.000

Existe una notable correlación positiva entre la rentabilidad de una empresa y el IHH del sector en el que ésta opera. Lo anterior demuestra la importancia que tiene la estructura del mercado sobre la rentabilidad del mismo. Así, los mercados más rentables suelen ser aquellos con un IHH alto. Es fácilmente comprensible: un sector con una estructura fuerte ofrece a sus integrantes mayor poder para fijar precios y mayor absorción de los costes fijos. Además, tienen mayor capacidad para adoptar medidas a través de los precios o de los costes, cuando factores externos amenacen su rentabilidad.

Con todo, la verdadera ventaja de un análisis de la estructura de un sector sobre la rentabilidad/riesgo de una empresa está en un estudio dinámico, no estático. Esto es, lo importante es el análisis de la evolución de los cambios en la estructura del sector a lo largo del tiempo y de las implicaciones de estos cambios.

Así, hay una alta correlación entre la evolución de la estructura de un sector, medida a través de su IHH a lo largo del tiempo y su rentabilidad. Aunque con diferencias en este coeficiente dependiendo del sector, los sectores con IHH creciente experimentan así mismo niveles crecientes en la rentabilidad de las empresas que lo componen.

Un crecimiento sostenido y superior a la media de los ingresos suele reflejarse en una evolución positiva del precio de la acción en el largo plazo.

Con todo, el IHH no debe tomarse como un filtro cuantitativo. Las limitaciones de este índice así como las diferentes actividades o localizaciones geográficas de una empresa justifican lo anterior. Así, lo verdaderamente importante del IHH es su evolución en el tiempo y la definición adecuada del ámbito de cada sector.

Puedes encontrar más información en este pdf  de BNP IP o consultando nuestra página web.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s